Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

Spielberg: ¿el regreso del mago?

El jueves estrena Ready Player One, un filme que lo devuelve al campo del entretenimiento tras éxitos en el cine más serio. Por qué la realidad virtual lo apasiona en esta película de espíritu ochentoso.

La vuelta de un grande.


The New York Times
Steven Spielberg, de 71 años, se acomodó los trifocales mientras le hice una pregunta. Estábamos sentados frente a frente en una sala de conferencias pequeña y acogedora de Universal Studios. Había estado jugando con un cigarrillo apagado (ahora sólo los sostiene en las manos) mientras hablábamos de la euforia con que su nueva épica de ciencia ficción, Ready Player One había sido recibida en el Festival de Cine South by Southwest tres días antes. La gente decía que esta nueva película de gran presupuesto era el regreso a la gloria de E. T., y Jurassic Park.

“Ay, Dios mío, qué noche”, dijo Spielberg, sonriente. “¡Sentí que tenía 10 años de nuevo!”. Sin embargo, no había manera de evadir la pregunta desalentadora: ¿se había dispuesto a probar que no había perdido ese talento?

Si la gente hubiera salido del estreno de Ready Player One diciendo que había regresado la antigua magia de Spielberg, eso significaba que creían que en algún momento la había perdido, que sus últimas películas “divertidas”, entre ellas El buen amigo gigante no habían sido tan buenas.

Spielberg respondió con un tono amable y sin ponerse a la defensiva. “Estoy demasiado ocupado, en mis vidas privada y profesional, para detenerme mucho tiempo a pensar en el éxito o el fracaso”, comentó. “Siempre me estoy moviendo muy rápido y no veo mucho en retrospectiva. Por eso no me siento a ver mis películas en un cine después de hacerlas. A veces, me toma años atreverme a ver de nuevo una y, a veces, la quito después de cinco minutos”. Miró por la ventana.

Tye Sheridan, Olivia Cooke, Lena Waithe, Philip Zhao, Steven Spielberg, Simon Pegg, Win Morisaki y Ben Mendelsohn en la première del filme en el Dolby Theatre, el lunes. AFP

Ready Player One es una adaptación de la novela de Ernest Cline, de 2011, llena de referencias de la cultura pop de los ‘80, una era cinematográfica que dominó Spielberg, como director y productor (Volver al futuro, Los Goonies, Poltergeist). El título Ready Player One son las palabras que aparecían en los videojuegos de Atari después de meter una moneda en la máquina. El guión, de Zak Penn y Cline, incluye el atuendo rojo de Michael Jackson en Thriller y a Chucky. Las canciones de Twisted Sister, Van Halen y Joan Jett forman parte de la irónica banda sonora de la película.

El adolescente Wade Watts (Tye Sheridan) vive en 2045 y la gente explora un mundo 3D ficticio llamado el Oasis. Con la chica de la que está enamorado, salen de caza para encontrar un tesoro, en tres etapas, antes de que una corporación malvada, en ambos mundos, llegue primero.

Como cineasta, Spielberg siempre ha combinado el prestigio y el entretenimiento; estrenó La lista de Schindler y Jurassic Park el mismo año.

Tye Sheridan, en una escena del filme que estrena el Jueves Santo. Warner Bros.


Sin embargo, últimamente el resultado ha sido inconsistente. Los últimos tres dramas históricos de Spielberg (The Post, Puente de espías en 2015 y Lincoln en 2012) han sido éxitos, con nominaciones al Oscar a la mejor película y éxitos en taquilla. Al mismo tiempo, sus últimas tres películas concebidas como éxitos comerciales no han superado las expectativas. La más reciente, El buen amigo gigante (2016), fue un fracaso. Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio hizo que Paramount perdiera dinero en 2011. Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal anduvo bien, pero los fanáticos odiaron la historia; todos los involucrados sintieron que era un gancho para ganar dinero.

“En todas mis primeras películas, desde Tiburón hasta Los cazadores del arca perdida y E. T., el extraterrestre, estaba contando una historia desde la perspectiva de una butaca en el cine -desde la audiencia, para la audiencia- y no he hecho eso en mucho tiempo”, dijo Spielberg. “No lo he hecho desde Jurassic Park, y eso fue en la década de los ‘90”.

-¿Por qué no?

“Porque soy más viejo”, dijo, con una carcajada. “Ahora siento una responsabilidad más grande de contar historias que tengan algún tipo de significado social”. Agregó: “Si puedo elegir entre una película que es 100 por ciento para la audiencia y otra que dice algo acerca del pasado -que resuena para mí o abre un diálogo que podría haberse olvidado, como con Munich- siempre escogeré a la historia por encima de la cultura popular. A pesar de todo el entretenimiento de una película como Ready Player One, aún hay un mensaje social”.

La aceptación de uno mismo y de otros es un gran tema en la película que se estrena este fin de semana en Latinoamérica y el resto del mundo. La acción está anclada en motivos recurrentes y clásicos de Spielberg. Sin embargo, Ready Player One también funciona como cuento admonitorio acerca de la realidad virtual, una tecnología que sigue haciéndose cada vez más comercial, mientras las empresas tecnológicas presentan visores más asequibles, empresas emergentes como Dreamscape Immersive (en la que Spielberg es un inversionista) traen experiencias de inmersión a los cines y los estudios de Hollywood averiguan cómo aprovechar el medio.

“Estaba muy interesado en la tecnología que permite que exista este universo alterno -el casco, los guantes de respuesta táctil, los trajes completos- porque de verdad creo que será la superdroga del futuro”, dijo Spielberg.

En una escena de Ready Player One, un niño se encarga de algo que se está quemando en una cocina mientras su madre, quien tiene puesto un visor de realidad virtual, está perdida en otro mundo. La gente se vuelve adicta al Oasis: miente y roba en la vida real para satisfacer su obsesión virtual.

Spielberg dijo que con la siguiente generación, “después de cinco minutos de conversación, hay veinte minutos de oración”.

“Y la oración es con iPhones, dispositivos Samsung, Galaxies y iPads”, comentó.

La semana pasada, mientras hablaba con él en sus oficinas, Spielberg dijo que Ready Player One fue la tercera película más difícil de hacer en su carrera. Tiburón (1975) aún es la más difícil, en gran parte porque hubo mucho tiempo angustiante de esperar que el tiburón mecánico y el océano cooperaran, comentó.

La segunda más difícil fue Rescatando al soldado Ryan (1998), con su representación impresionante y compleja del Día D en la playa Omaha.

Es imposible saber cómo reaccionará el gran público ante Ready Player One, que cofinanció Village Roadshow (Mad Max: Furia en el camino). Al estreno estridente le fue bien, pero lo presentaron en el entorno amigable y lleno de fanáticos de South by Southwest. Quizá debido a los desafíos publicitarios que enfrenta -un elenco lleno de hombres sin protagonistas famosos-, Ready Player One es la primera película de Spielberg en estrenarse durante la primavera boreal, una temporada menos competitiva, desde Loca evasión en 1974.

Comentarios

Copyright © 2020