Geopolítica del Mar Chino

El Mundo de la Globalización como fenómeno político ha caído en desuso hace tiempo, la fuerza de la ley cayó bajo la ley de la fuerza, como históricamente fue. Tucídides (Guerra del Peloponeso) nos enseñó hace apenas 25 siglos, en los diálogos de Melos que “los fuertes hacen lo que pueden y los débiles lo que deben”. A su vez pondrá la primera piedra del realismo político al entender que la conducta humana es guiada por el miedo (phobos), el interés propio (kerdos) y el honor (doxa).
Los proyectos que se vienen desarrollando en una zona clave del comercio mundial como lo es el mar chino, y sus salidas a los Océanos Índicos y Pacíficos demuestran la vigencia de la antigüedad. La pugna entre EEUU y China en esta zona es crucial para el desarrollo de los acontecimientos a nivel global. Con lo cual podríamos también hacer referencia nuevamente al estratega griego, bajo la “llamada trampa de Tucídides”, en la cual plantea que al aparecer una potencia revisionista de la situación actual (China, Atenas), moviliza a la potencia defensora del status quo (EEUU, Esparta), e indefectiblemente lleva a la guerra. Sin embargo aquí aparece un tercer jugador, el cual pese a su diminuto poder se hace oír a nivel mundial, Corea del Norte.

ANÁLISIS DEL TELEGRÁMA LARGO DE GEORGE KENNAN | Historia1Imagen

A mediados de la década del 40 del pasado siglo el diplomático y luego asesor presidencial George Kennan postulaba su Teoría de la Contención, en la cual sostenía que se debía evitar la expansión territorial de la URSS.  Para esto se debía elegir puntos específicos en los cuales poner freno a las conquistas territoriales de la potencia comunista de aquellos años.

Aunque China en la década del 40 era un país subdesarrollado Franklin Roosevelt ya la proponía como una de las cuatro potencias que controlarían la paz en el mundo terminada la segunda guerra mundial. En esos años ya se avizoraba el potencial chino.

Con la llegada de Truman en 1945, EEUU lleva adelante las estrategias de Kennan de dar apoyo a los comunistas “nacionalistas” como Tito en Yugoslavia, para deslocalizar la representación comunista a nivel global que hasta ese momento tenía la URSS. A su vez permite la caída del gobierno chino del General Chiang Kai Shek en 1949, esperando que surja una china comunista nacionalista. Sin embargo  apoya la instauración del gobierno de Chiang Kai Shek  en la isla de Taiwán. Con ese doble juego inauguraría la contención a China. En la cual la guerra en Laos-Vietnam-Camboya seria uno de los capítulos más frustrantes de la historia norteamericana, que terminaría con los acuerdo de París en 1973. Pero un año antes la cumbre Nixon (presidente de Estados Unidos) y Mao Zedong(China) bajaba tensiones ideológicas, y dejaba abierta la posibilidad de la retirada estadounidense de Vietnam, cerrada la preocupación de la expansión China sobre la península Indochina.

Hoy Kennan vuelve a estar vigente, pero no bajo los rasgos de un choque ideológico, sino de proyectos geopolíticos. Taiwán, Japón, Filipinas, Indonesia y Corea del Sur, son los puntos fundamentales para la contención China en el Océano Indico y el Pacifico. Dicha proyección estadounidense genera un lógico temor y abre distintas percepciones, tanto en China como en Corea del Norte.

China como principal potencia demográfica global se ha proyectado como uno de los protagonistas en la contienda por la supremacía mundial a partir del cambio generado de Deng Xiaoping, entre fines de los 70s y principio de los 80s. Con un gran crecimiento económico, tecnológico, industrial y militar. Llegando a disputar, inclusive a superar, en distintos sectores al poder estadounidense. El creciente poder chino busca sortear la cada vez más débil contención, esto llevo a desarrollar una “remake” de la vieja ruta de la seda, tanto por tierra (China hasta España, vía Kazajistán, Rusia, hasta la península ibérica) como por mar en la cual los puertos de Pakistán (Gwadar) son fundamentales para la salida de la manufactura china. Esto a su vez genera conflictos con la India ya que la ruta Kashgar(China) con Gwadar, pasa por territorios en disputas entre la India y Pakistán. Cabe destacar que el mar chino está rodeado por un eje que va desde la península de Corea hasta Japón, de Japón a Taiwán, Taiwán hasta las Filipinas, cerrándose entre Malasia e Indonesia. En este contexto se presenta una clara amenaza al desarrollo económico,  sobre las vías de comercialización de sus manufacturas. Su alianza militar con Rusia permite equilibrar la balanza de la amenaza que representan los portaaviones y las 200 bases norteamericanas en los Océanos Indicos y Pacíficos.

Imagen relacionada

Por su parte Corea del Norte se encuentra en el dilema, entre romper con una histórica alianza con la potencia regional en crecimiento, que anhela la península coreana para romper el cerco que la limita, pero   que pone en duda la continuidad del Estado norcoreano; y una histórica enemistad con la potencia norteamericana la cual le ofrece protección, y ayuda financiera a cambio de formar parte de la contención a China, perdiendo poderío nuclear, pero asegurándose cierta soberanía política, y con proyección de mejorar su desarrollo económico. Esta situación permite entender que las armas nucleares, entendidas como elementos disuasorios, están orientadas a tres posibles destinatarios, EEUU, Japón (también enemigo histórico) y China.

Con la presencia estadounidense en los Océano Indico y Pacíficos, y su clara estrategia, abre dilemas tanto a China, aunque sea potencia, como a Corea del Norte. La primera por que dicha presencia responde principalmente a su potencialidad, y estará en su capacidad, en el manejo de los conflictos regionales y la concreción de alianzas para poder sortear el escollo para erigirse como la principal potencia mundial. Por su parte Corea del Norte se debate entre una vida condicionada por la oferta estadounidense y la posible desaparición de su estado nación, ante un continuo crecimiento del poder Chino.

Por Juan Pablo Fernández Izquierdo

Comentarios
Compartir