Bernardo Beltrán, secretario de SADOP

 

El 28 de Junio del corriente año se dio un paso mas para lograr un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Union Europea, desde dicho anuncio hubo manifestaciones encontradas sobre este tratado. Desde Tucuman24horas hemos entrevistado a Bernardo Beltran, Secretario General de SADOP, especialista en Relaciones Internacionales y profesor de Historia, el cual nos brindo su vision sobre el tema.

 

T 24 horas :Si bien las negociaciones llevaban ya 20 años, se acaba de aprobar el  tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea. Antes de ahondar en el tema, nos podrías contar ¿qué es un tratado de libre comercio?

Bernardo: Un tratado de libre comercio es un instrumento que permite la rebaja o eliminación de aranceles para favorecer el intercambio de bienes y servicios  entre los países, ya sea en forma bilateral, multilateral o regional. Un tratado de este tipo es el paso previo para una unión aduanera y un posible mercado común. Tengamos en cuenta que en los hechos el Mercosur nunca fue más allá de una unión aduanera imperfecta.

T 24 horas: ¿Bajo qué situación política se da este tratado?
Bernardo: Este tratado, creo yo, responde más a las necesidades políticas de países como Argentina y Brasil, que dieron un claro giro a la derecha a sus políticas, donde se destaca la cuestión internacional. Ambos países tienen una posición de seguidismo hacia lo que se define en los EE. UU. y para mi gusto una alineación sumamente acrítica respecto a las posiciones de los países centrales del hemisferio occidental. Es claro el interés, especialmente de Trump, de sostener a gobiernos como el de Macri y Bolsonaro.
T 24 horas : ¿En qué condiciones se encuentra el Mercosur para competir con productos Europeos? ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades que tiene el MERCOSUR, y principalmente la República Argentina ante este tratado?
Bernardo :  Es un acuerdo que profundiza el perfil exportador de materias primas de nuestra región, las cuales pueden ser muy competitivas en el mercado europeo, pero esto se da en muchos casos en un plazo extendido y cuotificado, por otro lado favorecerá el ingreso de bienes industrializados y de servicios de mayor nivel por parte de los países del viejo mundo. Considero que esto va a cristalizar un modelo de país con limitado desarrollo industrial y la problemática interna que esto implica.
T 24 horas: Tucumán en particular como provincia exportadora, ¿está capacitada para competir en el mercado Europeo?. ¿Nuestros productos ofrecen alguna ventaja comparativa?
Bernardo:  Yo creo que Tucumán tiene la posibilidad de proveer algunos productos agrícolas de manera competitiva, la que encuentra grandes restricciones es la industria azucarera. O sea que es un acuerdo que puede favorecer de manera limitada al desarrollo económico de la Provincia pero que no permite un cambio de fondo en nuestro modelo productivo.
T 24 horas : ¿Cuáles serían los pasos a seguir para que este tratado se termine aprobando y ejecutando?
Bernardo: Todavía falta la aprobación parlamentaria del acuerdo, de ambos lados del Atlántico y ya los franceses expresaron algunas restricciones al mismo. Es más, la Cancillería argentina también reconoce que puede aún tener modificaciones. Lo que veo problemático es que Francia fue uno de los principales obstáculos para que este acuerdo avanzara, ya que ese es un país que protege fuertemente al sector agropecuario.

 

T 24 horas:  ¿Que predisposición notas en la dirigencia argentina para que se apruebe?

Bernardo:

Yo creo que hoy se le está dando un tratamiento más electoral que otra cosa. Hace falta una discusión profunda porque un acuerdo de este tipo puede marcar fuertemente el perfil de modelo de país que vamos a tener. Además hay que esperar a ver como queda conformado el Congreso Nacional después de las elecciones de octubre. Me parece que en general la dirigencia política argentina no tiene un conocimiento muy profundo de lo acordado.
T 24 horas:   ¿Cual crees que tiene que ser la posición que deban tomar los sindicatos, gremios y distintas cámaras empresariales?
Bernardo: Con respecto a esta cuestión, cada actor representa intereses sectoriales y por lo tanto creo que esto va a primar al momento de discutir y accionar para la firma del mismo. No es lo mismo lo que puede ganar una multinacional de la alimentación que una pyme que produce insumos para el estado, porque el acuerdo le permitirá a empresas europeas competir en este rubro en toda la región.
T 24 horas:  En estos días agricultores franceses ya se manifestaron en contra de este tratado, en el ámbito de la Unión Europea, ¿a qué sectores Europeos les interesaría que este tratado se efectivice?
Bernardo:  Le interesa a los sectores con mayor desarrollo industrial y tecnológico, con quienes muy pocas empresas de la región pueden competir. Además puede suceder que especialmente las automotrices decidan usar a las fabricas de la región como meros concesionarios locales para la venta de vehículos. Sería muy distinto si se produjera lo inverso, que la producción del Mercosur se venda de manera directa en el mercado europeo. Habría que ver como funciona esto porque el sector automotor es uno de lo que más trabajo genera en la región.
T 24 horas :  Libre cambio – Proteccionismo, es una discusión que la podemos encontrar a lo largo de la historia Argentina. ¿Este tratado debe discutirse en estos términos históricos o debe enmarcárselo en tiempos más actuales, relacionado a los multilateralismo y a un creciente poder global multipolar?
Bernardo: Yo creo que no se puede sostener una discusión polarizada. Hay que definir que sectores son estratégicos para el desarrollo nacional y protegerlos y a los otros que se sometan a una mayor liberalización. Y quizás teniendo en cuenta hasta subsectores. Ej.: Definir si vamos a producir todo tipo de calzado o privilegiar a algunos y ayudarlo a que se consolide. Este es un rol claro que tiene que asumir la dirigencia política, no se puede dejar que lo defina el mercado con su propia inercia, porque allí siempre vencerá el más fuerte, que en el caso nuestro es el sector exportador primario con alguna industria muy puntual. Estos sectores no son los más decisivos en la conformación de nuestro PBI, pero si trascendentales para el ingreso de divisa extranjera. Hay que actuar con cierto pragmatismo pero siempre teniendo como objetivo la defensa de los intereses de las mayorías. Por eso la política siempre tiene preeminencia sobre la economía, aunque muchos factores de poder quieran mostrar algo distinto. La política es la que debe tomar las decisiones en orden al bien común, y la economía es una herramienta sustancial para alcanzar ese destino.
T 24 horas:  En este mundo donde se va conformando el poder bajo una lógica multipolar, ¿qué lugar ocupa el Mercosur y que lugar ocuparía la Unión Europea?
Bernardo: En el aparente mundo multipolar que se está configurando el Mercosur tiene un rol secundario, por cuanto no tiene una capacidad significativa de influir en la agenda internacional. Quien trabajó para modificar esta situación, y especialmente para Brasil, fue Lula, que buscó una mayor presencia internacional y que tuvo como aditamento muy importante el descubrimiento de petróleo en la plataforma submarina brasileña, que hizo de este país un potencial gran productor internacional. Con Bolsonaro, el país vecino toma una posición subalterna. El caso de la Unión Europea es más complejo, porque mantiene su lugar de poder en el tablero internacional pero siendo desplazado en muchos aspectos por China y hasta cierto punto Rusia. Hace 20 años la UE, más allá de su identificación ideológica con los EE. UU., expresaba el otro plato sustancial de la balanza del poder económico en el mundo. Hoy China la está desplazando de ese lugar y en algunos aspectos estratégicos también lo hace Rusia.
T 24 horas : ¿Existiría algún objetivo Europeo de frenar, con este tratado, los intereses de China en la región?
Bernardo: Esta pregunta se complementa con la anterior, porque me parece que este acuerdo le da a Europa la posibilidad de tener una mayor presencia en América del Sur, con lo cual le pondrían un límite a China. Probablemente que la presentación de este tratado (que aún no está totalmente cerrado) también es funcional a las necesidades norteamericanas, de contener el avance Chino, que tiene en Venezuela como una de sus principales “cabeza de playa”
Comentarios
Compartir